El orgullo de ser Gay

04 octubre 2018 / By ohmydrag
Comparte en tus redes:

Días antes de la marcha del orgullo este año, empecé a leer muchos comentarios en redes de personas de la comunidad LGBTI+ en contra de la misma comunidad, algo que consideré triste pues somos un grupo que es atacado constantemente y que en vez de estar unidos cada día nos distanciamos más.

Eso me hizo recordar que yo mismo tuve prejuicios, herí personas porque me dejé convencer que los hombres y las mujeres deben comportarse de una manera específica, por eso quiero compartirles una parte de mi vida que me hizo cambiar mi forma de pensar.

Mi nombre es Mario y tengo 31 años y aunque siempre supe que soy gay, decidí esperar por mucho tiempo hasta que realmente salí del closet, y a los 24 años lo hice; más o menos a esa edad tuve un novio al que quise bastante y bueno, sin entrar en detalles una vez íbamos a ir a almorzar y él se fue a cambiar, cuando salió del cuarto me di cuenta que tenía unas botas moradas que claramente estaban diseñadas para ser utilizadas por una mujer, no recuerdo las palabras exactas o mi expresión pero sé que lo hice sentir mal, en ese momento no sabía muchas de las cosas de nuestra comunidad y de las personas que ahora se, y me arrepiento y me siento apenado, apenado por el miedo que sentí y por el rechazo que le di, porque me deje llevar por mi ignorancia. Pero bueno la vida, como dicen por ahí es misteriosa y te enseña las cosas así no las quieras aprender, y a mí también me tocó enfrentar el rechazo varias veces por diferentes motivos, pero también me regaló amigos y experiencias con las cuales aprendí y aún sigo aprendiendo, y a la final comprendí algo:

Las personas no se definen por la ropa que usan, por los músculos que tienen, o su forma de expresarse, todos somos un conjunto de colores y no podemos encasillar a nadie solo por lo que vemos en su exterior, ninguno de nosotros conoce la lucha que cada uno de nosotros lleva día a día, porque así como a una persona que va al gimnasio para tener un buen cuerpo le toca ser disciplinado con su rutina y trabajar duro para conseguir los suplementos nutricionales y comer sanamente (cosas nada fáciles ni baratas), a la Drag Queen de la que se burlan por usar ropa de mujer también le toca trabajar igual o más duro para comprar sus pelucas, su maquillaje y sus tacones para poder dar un show increíble que ha ensayado hasta el cansancio un jueves en la noche y al otro día levantarse temprano para ir a trabajar, o como el gay femenino que se tiene que aguantar las burlas y los insultos de otros gays que lo menosprecian solo por que asumen que es “frágil” sin saber que gracias a estas personas que juzgan, critican y encasillan por considerarlas “menos hombres” fueron los que forjaron el camino para que tú y yo podamos salir hoy a la calle con un poco de libertad y sin tanto miedo, así que si es por “fuerza” ellos han aguantado más peso y marchado mas kilómetros que cualquier “macho” de gimnasio; pero esto no se trata de desmeritar a unos o a otros, se trata de entender que debajo de toda nuestra piel, somos iguales, tenemos sueños, tristezas, luchas, penas y todas las coas por las que nos levantamos de la cama día a día, por favor dejemos de rechazar al otro por ser diferente de nosotros, el miedo y la ignorancia son nuestros peores enemigos porque de ellos nace el odio.

Si no entienden a una persona hablen con ella, así tal vez se den cuenta que ese gay femenino o esa Drag Queen o ese gay de gimnasio o ese gay gordito tiene más cosas en común con ustedes que la personas que tienen al lado en este momento.

Siéntanse orgullosos cada día de ser quienes son y de su lucha, porque salir a la calle con la cabeza en alto y soportar todo lo que nos dicen es como dice el refrán “para machos” recuerden que no están solos en su lucha.

Aprecien a las personas que tienen a su lado y mantengan la mente y el corazón abiertos pues nunca sabemos de quien podemos aprender cosas valiosas.

No dejen de caminar hacia adelante, porque cada paso que damos como comunidad nos acerca más a realmente ser libres y amar como merecemos, ser gay en un país que te considera ciudadano de segunda clase no es fácil y tenemos mucho que hacer.

Quiéranse ustedes mismos y a los demás, porque el amor es lo único que realmente tenemos, bailen, canten griten, salten, lloren y sepan que valen oro y solo así forjaremos un mejor camino para nosotros y los que vienen atrás.

Yo marchare cada día por los que no puede, por quienes aún tienen miedo y más aún por las personas que no entienden que es el orgullo, porque tengo fe en que algún día lo entenderán.

El De Las Gafas Grandes

Comparte en tus redes:
Deja tus comentarios

*Completa todos los campos

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD Y RECIBE GRANDES BENEFICIOS